Fertinagro Organia, la empresa del grupo Fertinagro Biotech neutra en carbono

Etiqueta-compensacion-Cero-CO2-Fertinagro-Organia

Por tercer año consecutivo, Fertinagro Organia, empresa del grupo Fertinagro Biotech, y que está especializada en el desarrollo de fertilizantes orgánicos y ecológicos es neutra en huella de carbono al compensar el total de sus emisiones (973 t.) a través del programa CeroCO2 de ECODES. 

Asumiendo su corresponsabilidad para mitigar los efectos del cambio climático y su compromiso con la sostenibilidad, Fertinagro Organia lleva midiendo su huella de carbono desde hace años, en los que ha identificado oportunidades de ahorro de costes, ha cuantificado mejor los consumos de su actividad productiva y ha calculado así el consecuente impacto que esta actividad tiene sobre el clima, de tal manera que ha podido implementar mejoras que han reducido paulatinamente su huella. Con este programa de compensación de emisiones ha llegado a neutralizarla, aportando una cantidad económica proporcional a las toneladas emitidas a proyectos limpios en países en desarrollo, consiguiendo con ello gran impacto socioeconómico y ambiental.

Los proyectos de compensación de CeroCO2 se enmarcan en el Mercado Voluntario de Carbono y la mayoría se desarrollan en países del Sur con el doble objetivo de luchar contra el cambio climático y contra la pobreza. Todos están verificados por diferentes estándares, Gold Standard, Verified Carbon Standard, Plan Vivo, ISO 14064:2, etc., para garantizar que los créditos de carbono que generan son reales y medibles. 

El proyecto que Fertinagro Organia ha elegido este tercer año para compensar es el de un conjunto de pequeñas y micro centrales hidroeléctricas, -capacidad instalada de 0,5 a 15 MW cada una-, que permite a zonas rurales y montañosas del suroeste de China producir energía libre de emisiones. 

Las centrales, localizadas en las provincias de Sichuan, Chongqing, Yunnan y Guizhou, -desde las zonas subtropicales del sur hasta la meseta tibetana-, utilizan saltos naturales de varios ríos asiáticos como el Yangtsé, río de la Perla, Mekong, Salween y el río Rojo, para generar energía renovable que les permite el desarrollo sostenible, sin emisiones nocivas ni para la gente ni el planeta. Técnicamente, estas las centrales hidroeléctricas funcionan sin presa, evitando los problemas de construcción de estas infraestructuras como son las inundaciones, reasentamiento o impactos ambientales sobre la flora del río. Convierten en electricidad la fuerza del agua que fluye a través de una tubería de carga gracias a una diferencia de altura natural. 

La reducción de las emisiones resulta de la sustitución de centrales térmicas de carbón por centrales hidroeléctricas limpias. Destacan los impactos positivos que el proyecto supone para los habitantes de estas zonas ya que se genera trabajo, se invierte en carreteras que mejoran las conexiones, facilitan la vida y promueven nuevas oportunidades de desarrollo sostenible. También incrementa las oportunidades de cultivos de los agricultores al construir y disponer de nuevos canales de riego. Y por supuesto, reduce el impacto ambiental. La electricidad generada mejora la viabilidad de la red; la disminución del uso de leña para la luz y calefacción provoca menor deforestación y menor erosión del suelo, y el menor uso de generadores diesel mejora la calidad del aire y mitiga la contaminación con dióxido de azufre y óxido de nitrógeno.

Fertinagro Biotech presenta sus tecnologías más no...
¿Nos ayudas a ser más sostenibles? Participa en es...